Como guía oficial de la Catedral de Oviedo nº 179, considero imprescindible que para conocer a fondo nuestra Sancta Ovetensis, se dejen guiar por nosotros.

El Prerrománico asturiano, tesoro de incalculable valor histórico, artístico y sentimental del alma de nuestro Principado de Asturias, y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, siempre está de actualidad.

Como guía del Principado de Asturias, es uno de los puntos de visita más valorados por mis clientes.

Como historiadora del Arte estoy orgullosa de poder acompañar a los turistas en su visita guiada al interior, no sólo de los declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, como son la Cámara Santa, la Fuente de la Foncalada, en el Monte Naranco: Santa María del Naranco o San Miguel de Lillo, San Julián de los Prados, y ya en el concejo de Lena: Santa Cristina de Lena… , sino también en Oviedo a las ruinas del Palacio de Alfonso III el Magno, o al muro testero de San Tirso el Real.

Permítanme guiarles por entre los sillares, vanos, columnas y columnillas, pilares y contrafuertes, sogueados, clípeos, vanos tríforos…

Para conocer esta maravilla del Arte, han de hacerse acompañar por alguien que sepa explicarle lo que se está viendo.

Les propongo recorrer, en visita de medio día, o de día entero, los monumentos prerrománicos situados en la ciudad de Oviedo de la siguiente manera:

Visita de Medio Día: Salida hacia San Julián de los Prados (Santullano). Tras la visita al exterior e interior, nos trasladaríamos al monte Naranco donde disfrutaríamos de las maravillas que encierran Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo.

Llegaríamos, ya cerca del mediodía, a la Fuente de la Foncalada como despedida para esta media jornada “prerrománica”.

Tiempo estimado de la visita: 3.30 horas.

Si la elección fuera de Día Completo, completaríamos, con lo visto por la mañana, visitando, a primera hora de la tarde, la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO donde se guardan las Santas Reliquias y completaríamos con la visita al resto de las dependencias catedralicias y el muro testero de San Tirso el Real.

Contácteme para su próxima visita al Principado de Asturias y comprenderá, por ejemplo las palabras con las que el arquitecto Rafael Moneo, Premio Príncipe de Asturias de las Artes describía la “deslumbrante desnudez” de Santa María del Naranco.